Mejoría Sexual

”Intimalase®
D[/dropcap]esde hace varias décadas los sistemas láser han sido utilizados en distintas especialidades médicas. Actualmente existen nuevas técnicas para su uso en el área de la ginecología.

El Tensado Vaginal Láser, es un procedimiento médico no quirúrgico, que utiliza el efecto térmico de la luz láser para contraer las fibras colágenas y reticulares de la submucosa o epitelio (mucosa vaginal), y así crear una disminución en el diámetro y longitud vaginal, produciendo un efecto tensor. Este efecto se llama Rejuvenecimiento Vaginal Láser SIN CIRUGÍA.

El paso del tiempo hace que la piel disminuya la concentración de colágeno y elástica, junto con la disminución de los niveles hormonales de estrógeno se va perdiendo la elasticidad de la piel y mucosas produciendo una relajación, que hace necesario tratamientos cosméticos para mejorar esta condición. El parto es otro factor que contribuye a esta pérdida de elasticidad, pues el paso del bebe por el canal vaginal, estira, elonga y rompe muchas fibras que provocan su relajación.

El coito también puede dar una vagina más relajada como consecuencia de uso frecuente o tener parejas con miembros de gran calibre, haciendo esto, que la cavidad vaginal aumente sus dimensiones.
Gracias a la precisión y efectividad del láser ERBIO: YAG (En mi caso uso el laser de FOTONA®) se puede resolver dicho deterioro sufrido por el envejecimiento natural y los traumas generados por el parto que dejan secuela tanto en la apariencia como en la funcionalidad de los tejidos. Con el uso del láser ERBIO: YAG, que proporciona un efecto calórico-tensor en el tejido, se puede reducir el diámetro de la vagina, produciendo un resultado inmediato de estrechamiento que aumenta la fricción y consecuentemente maximiza el placer íntimo asociado.

Se trata de un procedimiento sencillo, totalmente ambulatorio, que no corta tejido, no produce molestias durante o después del tratamiento y no requiere inhabilitación o recuperación. En posición ginecológica, se procede a la colocación de un espéculo especial, dentro del cual se introduce la pieza de mano del láser que llevara la luz mediante un cono de oro refractándose en 360 grados, calentando toda la superficie de la vagina, disparando en cada segmento de la longitud vaginal, se realizan varias pasadas y reforzamiento en el anillo de constricción vaginal (punto G). Luego se realizan con la pieza que fragmenta el rayo láser, disparos en el introito vaginal. El procedimiento dura de 10 a 15 minutos y no necesita ningún tipo de anestesia.

Son muchas las mujeres que presentan este problema, y son muchas más las que se atreven a enfrentarlo, y buscar solución a esa insatisfacción. La mejora del aspecto externo y de la funcionalidad de la vulva y vagina, terminan por restablecer su autoestima, produciendo así, un reencuentro satisfactorio con su pareja.